IDA Spanish

DEC 2017

Garage door industry magazine for garage door dealers, garage door manufacturers, garage door distributors, garage door installers, loading docks, garage door operators and openers, gates, and tools for the door industry.

Issue link: https://idoispanish.epubxp.com/i/921317

Contents of this Issue

Navigation

Page 14 of 25

15 V O L U M E N 1 N Ú M E R O 4 2 0 1 7 Por fin llegué a Polanco, pasé por el trabajo de mi mamá y la busqué desesperadamente hasta que sus amigos me dijeron que se había ido caminando a casa… en ese momento le marque a mi novio y le conté, mientras yo caminaba lo más rápido posible para ir con ella, pero ya no podía más, no aguantaba el dolor de mis pies. Pasaron 20 minutos y mi novio me marcó diciéndome que fue a buscar a mi mamá y que estaba bien, entonces pasé a la oficina a descansar un poco y a tomar agua. Mi novio fue por mí y fuimos con mi mamá a revisar la casa y a esperar a papá, pasara lo que pasara ya estábamos juntos. Los días siguientes todo en las noticias eran videos, fotos y testimonios de gente que perdió su casa o algún familiar, mientras que lamentablemente el número de muertes aumentaba. Todo lo que siguió después fue un sentimiento de profunda tristeza, angustia y desesperación, en redes sociales se hacían publicaciones en tiempo real de lo que se necesitaba y en qué zona de la Ciudad. Días después del terremoto yo no podía estar sin hacer algo para ayudar a los demás así que salí de mi casa para apoyar a quienes perdieron la suya. Muchos centros de acopio abrieron por toda la ciudad, la gente ayudaba a remover escombros, a dar comida a los rescatistas, a publicar en tiempo real en las redes sociales lo que se necesitaba, todos los mexicanos uniéndonos en una sola acción. Recuerdo bien lo que sentí antes, durante y después del terremoto, todo fue muy rápido y al mismo tiempo fue muy lento, sin duda los minutos más largos de mi vida. Después del terremoto del 19 de septiembre de 2017, no duermo igual, no respiro igual y no vivo igual. Trato de pensar y reflexionar como era yo antes de ese día, antes de ese momento, antes de esa tragedia… fue un shock emocional muy fuerte para todos. No hay nada peor que sufrir un accidente y no estar preparado para afrontarlo. Dios sacudió la tierra para sacudirnos a todos, para descubrir lo que tenemos en nuestro corazón y no olvidarlo: fe, esperanza, solidaridad, empatía y amor. México es un país único e inquebrantable, la adversidad nos ha puesto a prueba, pero estoy segura de que seguiremos saliendo adelante. El terremoto del pasado 19 de septiembre de 2017 despertó pánico, pero también despertó a la gente. Mexico City, September 19, 2017 Ciudad de México, 19 de septiembre de 2017 NOTICIAS DE LA ASOCIACIÓN

Articles in this issue

Archives of this issue

view archives of IDA Spanish - DEC 2017